Filosociencia 1. ¿Pesa el alma 21 gramos?

Existe la creencia de que el alma pesa exactamente 21 gramos, pero realmente, ¿de dónde sale esta afirmación? ¿Acaso tiene alguna base científica? Aunque para algunos este dato sea completamente desconocido, se han realizado películas y escrito algunas novelas alrededor de este dato y jugando con el hecho de que el alma podría pesar 21 gramos. Dese mi punto de vista, el hecho de que el alma pueda “pesar” me parece incomprensible en un primer momento, ya que estamos hablando de una sustancia inmaterial para muchos filósofos y religiosos, los principales partidarios de este concepto. Por otro lado, si se pudiera demostrar de forma empírica y científica que este hecho es cierto y el alma pesa 21 gramos, esto supondría una gran sorpresa para todos aquellos que no creen en este concepto o no lo consideran de importancia.

Al parecer, todo comenzó en 1907 con la publicación de Hipótesis relativa a la sustancia del alma junto a evidencia experimental de tal sustancia” por Duncan McDougall, un médico de Estados Unidos. Él tenía la idea de que todos los hombres tienen alma, y por ello, esta debe estar de forma material en nuestro cuerpo. Además, cuando morimos, solo lo hace nuestra parte material, mientras que nuestra alma se escapa del cuerpo ya que es inmortal. Como consecuencia de esto, la diferencia de masa cuando el hombre muera sería el peso del alma, porque si no, ¿qué otra opción podía tener sentido a principios del siglo XX? Por lo tanto, para McDougall, la masa constituiría nuestro último aliento que se escapa de nuestro cuerpo al morir.alma-21-gr

Para corroborar esta hipótesis, decidió realizar el experimento con seis pacientes moribundos (que supuestamente no fueron asesinados). Para ello les colocó sobre pesos y anotó las diferencias de masa en el momento que las personas morían. De los seis pacientes, en dos se declaró la prueba inválida; uno perdió 21 gramos; otro perdió 14 gramos al morir y 28 más “durante los siguientes minutos”; otro perdió 11 gramos y un último perdió 21 gramos cada hora durante las primeras cuatro horas.

Sin embargo, estos resultados no significaban nada, ya que esto podría ocurrir en otros seres vivos como los perros por ejemplo. Por ello, realizó la prueba con 15 perros, los cuales no llegaron moribundos a las manos de McDougall. Observó que no existía variación de masa en estos animales ya que no tenían alma que perder. Estos resultados los publicó en el Journal of the American Society for Psychical Research, pero en 2001, estos experimentos se volvieron a realizar pero esta vez con otro tipo de animales: un carnero, una cabra, siete ovejas y tres corderos. Estos “investigadores” replicaron el experimento de McDougall y se dieron cuenta de que los animales perdían una masa de en torno a 18 y 780 gramos tal y como se muestra en un informe titulado Unexplained Weight Gain Transients at the Moment of Death.

Bueno pues dispuestos a desmentir este mito, comencemos por la base del experimento. ¿Cuál es el momento determinado en el que el hombre muere? ¿Cuándo deja de latir su corazón? ¿Cuándo la mente deja de funcionar? ¿Cuándo dejamos de sentir? Supongamos, que determinamos que alguien muere cuando su corazón deja de latir, ya que esto implica que no circule sangre por nuestro cuerpo y que los órganos comiencen a morir. Exacto, comienzan a morir, pero no se detienen a la vez que el corazón. Desde el momento en el que el corazón se pará hasta que morimos, nuestra mente sigue en funcionamiento, tan solo durante unos segundos pero es así, sigue habiendo conexiones neuronales y podemos seguir pensando. Entonces, si pensamos, teóricamente todavía tenemos alma, ya que es esta la que controla nuestras ideas y forma parte de nuestra memoria y conocimientos, ¿no? Pero si pensamos gracias a que tenemos alma, pero nuestro corazón no late, ¿¿¿no estamos completamente muertos??? Debido a que McDougall medió las variaciones de pesó cuando los pacientes dejaban de latir, ¿realmente el midió el peso del alma?

La realidad es que nos morimos cuando nuestro cerebro no tiene energía suficiente para sobrevivir, es decir, hasta que no se apaga el cerebro no estamos muertos. Esto puede durar segundos o incluso llegar a durar minutos, por lo que el experimento de McDougall tiene un grave inconveniente.

Pero bueno, supongamos que fue capaz de medir esta variación de masa y que a los pacientes se les paraba el corazón a la vez que el cerebro dejó de funcionar (que no fue así). Centrémonos en los medios con los que se realizaron el experimento, 21 gramos representan  una diezmilésima parte de la masa total de nuestro cuerpo, respecto a un peso medio de 75 kilogramos. A parte de que esta variación  puede deberse al error de los propios aparatos y su inexactitud, intentemos darle una explicación más profunda. Cuando alguien muere, realmente si da un último aliento, pero esto no se debe al alma, sino a que cuando morimos, nuestros pulmones expulsan la mayoría del aire que contienen. Este aire, que se encuentra en nuestro cuerpo, también pesa debido a la humedad, y probablemente pese más de 21 gramos. Además de forma continua, estamos constantemente perdiendo agua y residuos por todas las glándulas sudoríparas de nuestro cuerpo, por lo que al morir también existe un pérdida de masa. Esto nos puede ayudar para el caso de los perros, ya que ellos solo contienen estas glándulas en las zonas sin pelo, que suponen una menor superficie que en los hombres.

Con estos argumentos y en base a que nadie más a ratificado los experimentos de McDougall, podemos concluir desmintiendo este mito que aunque presuma de tener una base “científica” lo único que tiene es una falsa hipótesis basada en las creencias e ideología del experimentador.

Si quereis más información de este tema tratado en multitud de películas, novelas y canciones aquí dejo un enlace con los detalles técnicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s